El año que recordaremos siempre:

El año 2020 será el año que recordaremos por su dureza, en todos los sentidos. Será el año de nuestras vidas, que nos quedará en la retina por mucho tiempo.

A primeros de ese «maldito» año, comenzó a extenderse en el planeta, un virus hasta ahora desconocido por el mundo. Todos tuvimos que ponernos «manos a la obra», para hacerlo más llevadero y colaborar en la «No propagación» de este virus tan especial.

En nuestro caso, hemos tenido que cambiar la manera de trabajar y adaptarnos a las nuevas normas que iban saliendo constantemente… todo ello incrementado por el aumento del nivel de exigencia para realizar el trabajo.

En estos meses acabamos física y sobre todo psicológicamente tocados, porque hemos visto pasar ante nuestros ojos, el dolor de las familias y no hemos podido hacer nada debido a la mayoría de las normas sanitarias tan restrictivas en nuestro sector; y lo que más ha dolido ha sido la «restricción de acceso a nuestras instalaciones» de los familiares.

No podemos dejar de agradecer por todo ello, a vosotros/as……, a todos los que fuisteis comprensivos…, entendiendo y respetando las normas del momento por muy restrictivas que os pareciesen. Y No…, no fue sencillo…. No fue nada sencillo, realizar nuestro trabajo con normalidad.

Al no haber contacto físico, toda la comunicación, condolencias, etc…, con los familiares de las personas fallecidas, fue por teléfono y menos presencial que de costumbre. Teníamos que ir a las residencias de mayores, a los hospitales y a las casas particulares, para recoger al difunto cumpliendo los protocolos estrictos marcados en ese momento. Y crean que fue un trabajo muy muy difícil, en especial para las Familias. Por ejemplo: no es fácil que llegues a recoger a un difunto con un «mono de buzo» o espolvoreándote un spray para desinfectarlo todo.

En esta primera ola, nos supimos anticipar a lo que estaba por llegar ; disponíamos desde el minuto O, de Equipos de Protección, geles y bastantes medidas que hacían que, la estancia en nuestras instalaciones fuese poco más segura; y además, gracias a la labor desinteresada de tantas personas que trabajaron desinteresadamente en esos momentos tan duros en Caudete, haciendo mascarillas, pantallas, etc, etc……, estuvimos todavía si cabe, más protegidos en todo momento.

Ya en la segunda y tercera ola, la normativa y la experiencia han hecho que el trabajo sea más organizado y sobre todo ha ido mucho más fluido y con menos contratiempos. Hemos logrado llegar hasta aquí sin ninguna baja en plantilla, desde que comenzó el virus; algo importantísimo debido a nuestro trabajo en primera línea. Y eso ha sido por el esfuerzo y mucho sacrificio personal, de toda la plantilla.

En Tanatorio Alácera, hemos seguido los protocolos más estrictos de seguridad para evitar los contagios y hemos intentado que las personas que requieran de nuestros servicios se sientan lo más cómoda y seguras posibles. Y es cierto que algunas personas se nos han quejado por «ser tan estrictos», pero siempre hemos pensado que sólo de ese modo, se puede llegar al final de todo esto.

Estamos más CERCA de conseguirlo:

Poco a poco se va viendo más cercana la luz al final de túnel; las vacunas van inmunizando a las personas más vulnerables y con suerte en unos meses la mayoría de la población ya esté inmunizada contra este virus que nos ha trastocado la vida.

Ojalá que este año todas nuestras fiestas y costumbres se puedan celebrar como siempre.

QUEDA UN ÚLTIMO ESFUERZO DE TODOS/AS, Y NO DEBEMOS BAJAR LOS BRAZOS !!!!

Por último, queremos dar las GRACIAS :

GRACIAS a todas esos Caudetanos y Caudetanas que han luchado o están luchando como jabatos, contra el virus.

GRACIAS a nuestros mayores. Por aguantar esta situación, tan incomprensible y tan dura para ellos en esos años avanzados de sus vidas.

y GRACIAS a las Familias que NO han podido despedirse de su ser querido como antes; por su comprensión, por su aceptación y respeto en todo momento, ante la difícil situación del Velado.

SINTIENDO a los Caudetanos y Caudetanas que nos han dejado en este último año y que por circunstancias no han podido tener un Funeral y despedida, como lo que merecerían.